Eventos

Julio 2014
D L M X J V S
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2

Visitas

mod_vvisit_counterHoy582
mod_vvisit_counterAyer6150
mod_vvisit_counterEsta semana6732
mod_vvisit_counterLa semana Pasada45742
mod_vvisit_counterEste Mes249105
mod_vvisit_counterEl Mes Pasado140239
mod_vvisit_counterTotal1553308

Tenemos: 53 visitantes, 2 robots online
Hoy es: Jul 30, 2014
 

Flora y Fauna de la Reserva de Biosfera

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Indice del artículo
Flora y Fauna de la Reserva de Biosfera
Páginas 2
Todas las páginas
La flora y la fauna en la Reserva de Biosfera del Sureste reflejan, en su diversidad, su característica de interfase entre las biotas de la zona Neotropical de Sudamérica y la Neoártica de Norteamérica. Florísticamente, la zona entre el sur de Nicaragua y el norte de Costa Rica , representa la frontera entre las floras Neotropical y Neoártica. La distribución de las especies esta determinada por condiciones climáticas (temperatura y precipitación), elevación, porosidad y profundidad del suelo, niveles freáticos, exposición a la salinidad y a los ritmos de erosión y sedimentación de cada sitio.

En términos generales, los bosques húmedos y muy húmedos coinciden con las tierras bajas y calientes del Caribe, mientras que los bosques secos o deciduos se ubican en las tierras mas cercanas al ámbito del Pacífico donde la precipitación es moderada y estacional.

La fauna del territorio también refleja la misma situación transicional entre las zonas Neotropical y Neoártica, aunque el patrón de transición sea complejo. En el caso de los vertebrados la fauna es típicamente Neotropical, a excepción de los reptiles. El territorio es para algunas especies el límite de su distribución, aunque los representantes faunísticos del norte y del sur generalmente extienden su distribución más allá del territorio del sureste. Por ejemplo, carnívoros como el coyote (Canis latrans), originarios de la zona Neoártica, extienden su distribución hasta el norte de Costa Rica.

La ictiofauna de agua dulce es mas tropical que templada, aunque existen especies muy particulares en el Lago de Nicaragua, como por ejemplo el tiburón de agua dulce (Carcharhinus leucas), el pez sierra (Pristis perotetti), el gaspar (Atractosteus tropicus) y otros. El traslape en la distribución de especies de peces de agua dulce con mayor tolerancia a la salinidad es un fenómeno que comienza en el Lago de Nicaragua.

Entre las familias de anfibios, se encuentran típicos representantes de la fauna del sur, como las familias de los cecílidos, leptodactílidos, brevicipítidos e hílidos. Del norte, las familias de los bufónidos, salamandras pletodóntidas y los ránidos, se encuentran y traslapan en gran parte del área de la reserva de biosfera, aunque ambas faunas se extienden más allá de los límites de
la misma. Los reptiles poseen también representantes de ambas regiones faunísticas, con algunos ejemplos muy particulares en la zona, quizás endemismos de Centroamérica.

La ornitofauna incluye ejemplos típicamente transicionales, migrantes, y especies de zonas templadas que anidan en el trópico. La diversidad de especies de aves es particularmente interesante y variada en ecosistemas de humedales. Finalmente, la fauna de mamíferos presenta elementos de ambas regiones.

La entomofauna se encuentra aun en una etapa de escaso conocimiento y valoración. Se requieren muchos esfuerzos antes de tener una estimación fiable de su diversidad. Entre los insectos de especial importancia se encuentran grupos polinizadores, desfoliadores, carroñeros, carnívoros, pestes agrícolas y vectores de enfermedades de animales domésticos y humanos. En algunos grupos la investigación científica avanza según su importancia en relación con los intereses humanos.

En el territorio hay diferentes sistemas ecológicos tanto terrestres como marinos y acuáticos continentales. Dentro de los más representativos encon- tramos el bosque húmedo tropical con diferentes formaciones vegetales, así mismo humedales costeros como manglares, estuarios, lagunas costeras, sabanas de gramíneas inundadas, deltas o desembocaduras de ríos al mar, entre otros. Por otro lado se pueden encontrar sistemas ecológicos marinos como arrecifes de coral, bancos de algas marinas, formaciones rocosas en el lecho marino y grandes bancos de arena de vital importancia para la migración de la langosta espinosa del Caribe.

En la región continental es posible encontrar ríos, caños, quebradas y riachuelos que juegan un papel muy importante como parte de sistemas ecológicos de humedales o del bosque húmedo tropical. Así mismo se pueden observar lagunas de agua dulce en donde peces, manatíes, cocodrilos, y una gran variedad de aves encuentran un nicho ecológico en un vasto hábitat. Hacia el oeste de la Reserva predominan los ríos de aguas lentas que se desbordan en llanuras extensas formando humedales de clasificación variada (turberas, bosques inundados, sabanas inundadas, lagunetas) en donde se reproducen, alimentan o descansan una gran cantidad de especies de fauna silvestre, tanto migratorias como residentes.



 
Copyright © MARENA 2010